8 octubre, 2015 20:44

El discurso de Perón en la Escuela Superior de Guerra

En un nuevo aniversario del nacimiento del General Juan Domingo Perón, publico aquí el capítulo de mi libro «Un Solo Impulso Americano, El Mercosur de Perón», como homenaje y actualización de uno de los más trascendentales legados de su singular genio político: la unidad suramericana. En este discurso, nuestro tres veces presidente y creador del más influyente movimiento político de este continente entrega a sus contemporáneos y a la posteridad la visión estratégica que el siglo XXI comenzó a hacer realidad, con todas las dificultades, marchas y contramarchas que la creación de un nuevo mundo impone a los hombres.

El discurso de Perón en la Escuela Superior de Guerra

El 11 de noviembre de 1953, el general Perón pronunció una conferencia en la Escuela Nacional de Guerra ante oficiales de alta graduación. La misma tuvo un carácter especialmente reservado, dado el tema sobre el cual hablaría el presidente y el clima que se vivía en ese momento, tal como ya tenemos contado. Fue posteriormente editada por el Ministerio de Defensa, con carátula de reservado y se tomaron especiales recaudos para entregar ejemplares a los oficiales participantes. “Un ejemplar del fascículo, probablemente merced a los buenos oficios de los servicios de informaciones de Estados Unidos, logró ser conocido por algunos políticos opositores emigrados en Montevideo y difundido en esa capital por medio de copias mimeográficas, como prueba del ‘imperialismo argentino’”[1]. Más adelante veremos con qué consecuencias.

Esta conferencia es a la vez la síntesis y el cuerpo doctrinario del pensamiento continental de Perón, que a lo largo de todos esos años había tratado de ir formulando, a la par que poniendo en práctica, con esa virtud que Methol Ferré atribuye a los “políticos intelectuales”.

Perón comienza formulando cuál es su visión histórica sobre la vida social humana[2]. “Las organizaciones humanas, a lo largo de todos los tiempos, han dio, indudablemente, creando sucesivos agrupamientos y reagrupamientos. Desde la familia troglodita hasta nuestros tiempos eso ha marcado un sinnúmero de agrupaciones a través de las familias, las tribus, las ciudades, las naciones y los grupos de naciones, y hay quien se aventura  ya a decir que para el año 2000 las agrupaciones menores serán los continentes”. Nada más lejos del general Perón que un nacionalismo esencialista, abstracto e ideologizante. Los estados nacionales son para él, momentos de “la natural y fatal evolución de la humanidad” y su integración en unidades superiores no es lejana.

Después de exponer a la concurrencia su punto de vista acerca de lo que consideraba los dos problemas centrales con que se enfrentaba el mundo “superindustrializado y superpoblado”: el de la alimentación y el de las materias primas. “Es indudable que nuestro continente, en especial Sudamérica, es la zona del mundo donde todavía, en razón de su falta de población y de su falta de explotación, extractiva está la mayor reserva de materia prima del mundo”.

A partir de estas premisas expone lo que considera nuestro principal peligro: “nosotros estamos amenazados a que un día los países superpoblados y superindustrializados, que no disponen de alimento ni de materia prima, pero que tienen un extraordinario poder, jueguen ese poder para despojarnos de los elementos que nosotros disponemos en demasía con relación a nuestra población y a nuestras necesidades”.

Es a partir de estas consideraciones que Perón presenta el tema de la unidad latinoamericana. Después de una breve consideración histórica, el presidente argentino expone su preocupación: “Yo no querría pasar a la historia sin haber demostrado, por lo menos fehacientemente, que ponemos toda nuestra voluntad real, efectiva, leal y sincera para que esta unión pueda realizarse en el Continente”.

Desde los tiempos de Bolívar no se oía en América Latina la voz de un militar y jefe de Estado que con más convicción y firmeza comprometiese su paso por la historia con la tarea unificadora. Y agrega: ”Pienso yo que el año 2000 nos va a sorprender o unidos o dominados”. Este concepto se convertirá, a partir de esta fecha, en leit motiv dominante en la política y el pensamiento del general Perón. «Unidos o Dominados» será la consigna con la que volverá en 1973 y la que presidirá toda su política internacional, tanto en el exilio como después del regreso al poder.

”En 1946, cuando yo me hice cargo del gobierno, la política internacional argentina no tenía ninguna definición”.

”No encontramos allí ningún plan de acción, como no existía tampoco en los ministerios militares ni siquiera una remota hipótesis sobre la cual los militares pudieran basar sus planes de operaciones. Tampoco en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en todo su archivo, había un solo plan activo sobre la política internacional que seguía la República Argentina, ni siquiera sobre la orientación, por lo menos, que regía sus decisiones o designios”.

”Vale decir, que nosotros habíamos vivido, en política internacional, respondiendo a las medidas que tomaban los otros con referencia a nosotros. (…) Nos dedicamos a tapar los agujeros que nos hacían las distintas medidas que tomasen los demás países. Nosotros no teníamos la iniciativa”.

Es esta descripción casi una definición del estado semicolonial de un país. Existe una independencia formal, una constitución, independencia de poder, ejército y hasta un lugar en las Naciones Unidas. Pero carece de política internacional propia. Pero inmediatamente, el general Perón trata de dar una explicación a esto: ”No es tan criticable el procedimiento, porque también suele ser una forma de proceder, quizá explicable, pues los pequeños países no pueden tener en el orden de la política internacional objetivos muy activos ni muy grandes, pero tienen que tener algún objetivo”.

Respecto a esta última consideración, Methol Ferré hace una interesante reflexión personal: ”Recuerdo que en mi juventud, cuando leí por primera vez el discurso, publicado enseguida por el diario ‘El Plata’ del doctor Juan Andrés Ramírez, bajo el título ‘El imperialismo argentino’ –así se formaban en mi país el clima contra Perón– lo que más me llamó la atención fue la insistencia de Perón en ubicar a la Argentina como ‘pequeño país’, cuando lo creíamos ‘grande’. Me dejaron asombrados tanto Perón como Juan Andrés Ramírez, por razones inversas”[3]. Perón quería, justamente, dejar establecido con esto su absoluta renuncia a cualquier política hegemónica, pues, como ya hemos visto, sabía que justamente éste era el argumento dado por quienes no reconocían la existencia del imperialismo norteamericano y alertaban sobre el imperialismo argentino.

”Por eso, bien claramente entendido, –continúa Perón– como lo he hecho en toda circunstancia para nosotros: primero la República Argentina, luego el Continente y después el mundo. (…) Vivimos solamente en una seguridad relativa, pensando, señores, en la idea fundamental de llegar a una unión en esta parte del Continente”.

Es necesario acudir nuevamente al punto de vista de Methol Ferré para dejar aclarado que ”en el contexto del discurso, cuando Perón se refiere a ‘parte del continente’ y a veces a ‘Continente’ significa casi siempre América del Sur”[4].

Sigue Perón: “La historia nos demuestra que ningún país se ha impuesto en ese campo, ni en ninguna lucha, si no tienen en sí una completa, diremos, unidad económica”. Es la teoría clásica de la aparición del Estado nacional. La unidad económica es el antecedente y requisito necesarios para la aparición de los estados nacionales europeos. Justamente el retardo en la constitución del estado alemán estuvo dado por la dificultad en establecer esa unidad económica. Las barreras aduaneras entre los pequeños principados que constituían el viejo imperio fueron el impedimento central a la realización de la unidad alemana. El«Zollverein» – unión aduanera– primero, y la unidad política después, fueron las tareas que realizó el mariscal Bismarck y que le permitieron introducir a Alemania en el siglo XIX[5].

Y a continuación expone el general Perón el centro crítico de su propuesta: “La República Argentina sola, no tiene unidad económica; Brasil solo, no tiene tampoco unidad económica; Chile solo, tampoco tiene unidad económica; pero estos tres países unidos conforman quizá en el momento actual la unidad económica más extraordinaria del mundo entero, sobre todo para el futuro, porque toda esa inmensa disponibilidad constituye su reserva. (…) Esto es lo que ordena, imprescriptiblemente, la necesidad de la unión de Chile, Brasil y Argentina”.

“Es indudable que, realizada esta unión, caerán a su órbita los demás países sudamericanos, que no serán favorecidos ni por la formación de un nuevo agrupamiento y probablemente no lo podrán realizar en manera alguna, separado, o juntos, sino en pequeñas unidades”.

“Apreciado esto, señores, yo empecé a trabajar sobre los pueblos. Tampoco olvidé de trabajar a los gobiernos, y durante los seis años del primer gobierno, mientras trabajábamos activamente en los pueblos, preparando la opinión para bien recibir esta acción, conversé con los que iban a ser presidentes, por lo menos, en los dos países que más nos interesaban: Getulio Vargas y el general Ibáñez”.

“Getulio Vargas estuvo total y absolutamente de acuerdo con esta idea, y en realizarla tan pronto él estuviera en el gobierno. Ibáñez me hizo exactamente igual manifestación, y contrajo el compromiso de proceder lo mismo”.

Efectivamente, a comienzos de 1950 Perón recibió a João Goulart, enviado personal de Getulio Vargas, y hubo un fructífero intercambio de ideas sobres las posibilidades de iniciar una complementación económica entre los dos países. Fue justamente la visita de Goulart lo que usó la prensa brasileña como prueba de que estaba en marcha, desde mucho tiempo antes, un plan político conjunto entre Vargas y Perón. Se habló incluso de que el gobierno argentino había financiado la campaña electoral de Getulio[6]. Una cuestión que muy bien pudo ser cierta y debe ser mirada sin moralina alguna, ya que estaba en juego un plan político de gran alcance con vistas a la unidad de los países.

Lo cierto es que Perón respondió a Vargas con una carta que demuestra su satisfacción por los contactos iniciados: «Con mucho gusto he recibido la visita del señor João Goulart, con quien nos hemos puesto perfectamente de acuerdo. Quiero hacerle notar que de continuo ayudo a mucha gente que recurre solicitando distintas clases de favores, invocando la situación de ser amigos de usted. Deseo dejar expresa constancia de que trabajaré con ellos para lograr que se pongan incondicionalmente a sus órdenes y al que así no lo hiciere, le retiraré de inmediato toda clase de atenciones…”[7].

 “Estoy perfectamente de acuerdo en que la persona indicada por usted sirva de enlace entre usted y yo y me parece oportuno advertirle que es necesario ponernos a cubierto en cuanto se refiere a las muchas personas que le verán, arguyendo representación mía. Para evitarlo le hago llegar mi deseo de que solamente reconozca carácter de tal, a quien sea portador de carta mía autógrafa y de esa manera eliminaremos el peligro de los ‘comedidos’ que eligen el pretexto de servir a los demás para servirse a si mismo”.

Y no pierde la oportunidad de agregar: “Comparto plenamente la opinión acerca del brillante porvenir de nuestro Continente, si logramos unificar los esfuerzos de todos los países que lo formamos, en cuyo favor no habremos de omitir ningún sacrificio realizable. Tengo invariablemente confianza en el efectivismo de la fraternidad americana y hacia él estará dirigido nuestro mayor empeño”[8].

Pero volvamos al texto de la conferencia de 1953.

“Yo no me hacía ilusiones porque ellos hubieren prometido esto, para dar el hecho por cumplido, porque bien sabía que eran hombres que iban al gobierno y no iban a poder hacer lo que quisieran sino lo que pudieran”. Y continúa Perón: “(…) sé también que el Brasil, por ejemplo, tropieza con una gran dificultad: es Itamaraty, que constituye una organización supergubernamental. Itamaraty ha soñado desde la época de su emperador hasta nuestros días con una política que se ha prolongado a través de todos los hombres que han ocupado ese difícil cargo en Brasil. (…) Debe desmontarse todo el sistema de Itamaraty y deben desaparecer esas excrecencias imperiales que constituyen, más que ninguna otra razón, los principales obstáculos para que el Brasil entre a una, diremos,  unión verdadera con la Argentina”.

Una breve digresión. En carta fechada el 2 de setiembre de 1953, el embajador argentino en Río, doctor Juan Cooke, expone ante su ministro, Jerónimo Remorino algunas consideraciones sobre este tema:“Itamaraty siempre ha contemplado con recelo cualquier acto de nuestro país que signifique un acercamiento con las demás naciones del Continente. (…) La geopolítica de Itamaraty se basa en estimar como lesiva para los intereses del Brasil cualquier unión entre otras naciones del Hemisferio. (…) En consecuencia, la reacción ante la unidad económica argentino–chilena consistió en tratar de estrechar los vínculos de todo orden brasileño–peruanos. (…) Por fortuna, señor ministro, la articulación entre Lima y Río de Janeiro es tan artificial, y se ha edificado sobre cimientos tan relativos, que puede pronosticarse que, en su forma política actual, no ha de ser muy duradera”.

“(…) la política de Itamaraty obedece al planteo histórico –que ha heredado del reino de Portugal en sus luchas contra España por el predomino en América, de un encauzamiento en sentido de intentar y desear el debilitamiento argentino en el hemisferio, ante la estimación de que, a la larga, será el único enemigo con potencial suficiente en cualquier plano que podrá enfrentar a Brasil en Sudamérica. (…) Desde luego, cabe destacar que, mientras la formulación de la política exterior argentina está basada como las principales premisas de su gobierno, en la voluntad y tendencias populares, la conducción internacional de la posición brasileña depende completamente del pensamiento de una minoría que dirige Itamaraty y que se forma dentro de las concepciones del Barón de Río Branco, modificándolas muy levemente y sin seguir el compás de los acontecimientos modernos”[9]. La concepción de Perón no era una ocurrencia personal. Existía todo un sistema de cuadros políticos, militares y diplomáticos que, o bien habían colaborado en gestar ese pensamiento estratégico, o bien coincidían plenamente con sus postulados. El excelente informe del doctor Cooke, que acabamos de leer, lo testimonian. Nótese la coincidencia, incluso terminológica, con el discurso de Perón , en lo referido a Itamaraty.

A continuación de esta franca exposición de las dificultades que encuentra su proyecto Perón dice una frase reveladora: “Nosotros con ellos no tenemos ningún problema, como no sea es sueño de la hegemonía, en el que estamos prontos a decirles: son ustedes más grandes, más lindos y mejores que nosotros; no tenemos ningún inconveniente”. De nuevo la hipérbole como recurso retórico para convencer. Y siempre el mismo mensaje: no importa de qué manera, en qué condiciones, lo que importa es la unidad. No tenemos que poner ninguna traba, tenemos que aceptar lo que sea, porque, en su concepción, lo peor es la atomización. “Nosotros renunciamos a todo eso, de manera que ése tampoco va a ser un inconveniente”, termina diciendo Perón.

“Cuando Vargas subió al gobierno me prometió a mí que nos reuniríamos en Buenos Aires o en Río y haríamos ese tratado que yo firmé con Ibáñez después: el mismo tratado. Ese fue un propósito formal que nos habíamos trazado. Más aún, dijimos: Vamos a suprimir las fronteras si es preciso. Yo ‘agarraba’ cualquier cosa, porque estaba dentro de la orientación que yo seguía y de lo que yo creía que era necesario y conveniente”. Nuevamente el mismo recurso. Y recordemos que estaba hablando ante altos jefes militares cuya misión, según la concepción de la patria pequeña, ha sido el cuidar nuestras fronteras. Pero quería dejar establecido para siempre la idea de que cuando se sabe el «qué», el «cómo» no importa.

Esta es, por así decir, la parte teórica o doctrinaria  de la conferencia. A continuación de ella, Perón cuenta a sus entorchados oyentes los detalles y las dificultades de las negociaciones que en ese sentido puso en marcha. Claro que en un pensamiento, como el de Perón, tan ligado a la práctica concreta, a la experiencia, toda situación particular lo lleva a una reflexión de orden general.

“Más tarde Vargas me dijo que era difícil que pudiéramos hacerlo tan pronto, porque él tenía una situación política un poco complicada en las Cámaras y que antes de dominarlas quería hacer una conciliación. Es difícil eso en política; primero hay que dominar y después la conciliación viene sola. Son puntos de vista, son distintas maneras de pensar”[10]. “El siguió un camino distinto y nombró un gabinete de conciliación, vale decir, nombró un gabinete donde por lo menos las tres cuartas partes de los ministros eran enemigos políticos de él y que servirían a sus propios intereses y no a los del gobierno”.  Se refiere Perón al gabinete que Getulio formó al asumir su gobierno. Como ya vimos, Getulio intentó con ello aliviar a su gobierno de la presión opositora, cosa que no logró.

“Claro que él creyó que esto en seis meses le iba a dar la solución, pero cuando pasaron los seis meses el asunto estaba más complicado que antes. Naturalmente, no pudo venir acá; no pudo comprometerse frente a su parlamento y frente a sus propios ministros a realizar una tarea que implicaba ponerse los pantalones y jugarse una carta decisiva frente a la política internacional mundial; a su pueblo, a su parlamento y a los intereses que había que vencer”.

Narra a continuación el acuerdo con Ibáñez, que ya hemos visto y aclara: “Pero antes de hacerlo, como tenía un compromiso con Vargas, le escribí una carta que le hice llegar por intermedio de su propio embajador, a quien llamé y dije: ‘Vea, usted tendrá que ir a Río con esta carta y tendrá que explicarle todo esto a su presidente. Hace dos años nosotros nos prometimos realizar este acto. Hace más de un año y pico que lo estoy esperando, y no puede venir. Yo le pido autorización a él para que me libere de ese compromiso de hacerlo primero con el Brasil y me permita hacerlo primero con Chile. Claro que le pido esto porque creo que estos tres países son los que deben realizar la unión’” (el subrayado es nuestro).

“El Embajador va allá y vuelve y me dice, en nombre de su presidente, que no solamente me autoriza a que vaya a Chile liberándome del compromiso, sino que me da también su representación para que lo haga en nombre de él en Chile. Naturalmente ya sé ahora muchas cosas que antes no sabía; acepté sólo la autorización, pero no la representación”’.

Después de relatar la firma de los acuerdos con el general Ibáñez del Campo, dice Perón: “Al día siguiente llegan las noticias de Río de Janeiro, donde el Ministro de Relaciones Exteriores del Brasil hacía unas declaraciones tremendas contra el Pacto de Santiago; ‘que estaba en contra de los pactos regionales,  que esa era la destrucción de la unidad panamericana’ Imagínense la cara que tendría yo al día siguiente cuando fui y me presenté al presidente Ibáñez. Al darle los buenos días, me preguntó ‘¿qué me dice de los amigos brasileños?’”.

Como ha dicho Methol Ferré, en la conferencia ya citada: “La preocupación básica es la alianza con Brasil, las dificultades que encuentra Vargas”[11].

Y concluye Perón: “Bien señores. Yo quería contarles esto, que probablemente no lo conoce nadie más que los ministros y yo; claro está que son todos los documentos para la Historia, porque yo no quiero pasar a la Historia como un cretino que ha podido realizar esta unión y no la ha realizado. Por lo menos quiero que la gente piense en el futuro que si aquí ha habido cretinos, no he sido yo solo; hay otros cretinos también como yo, y todos juntos iremos en el ‘baile del cretinismo’”. De nuevo ese tono de ira, casi desesperado, ante las dificultades de la tarea que considera impostergable. Considera que toda su labor, su paso por la vida, depende de intentar, por todos los medios, realizar la unión sudamericana. Insisto, hay que retroceder hasta San Martín o Bolívar para encontrar un tono semejante. Pero vuelve a la finalidad de su mensaje: “Pero lo que yo no quería dejar de afirmar, como lo haré públicamente en alguna circunstancia, es que todo la política argentina en el orden internacional ha estado orientada hacia la necesidad de esa unión” (el subrayado es nuestro).

 

[1] Perón, Juan Domingo, op.cit. pág. 71, nota al pie. El autor de esa nota es Jorge Abelardo Ramos, editor del libro de Perón, durante su gestión como embajador argentino en México.

[2] Todas las citas de esta famosa conferencia son tomadas del libro mencionado en la nota anterior.

[3] Methol Ferré, AlbertoPerón y la novedad de la alianza argentino–brasileña, Cuadernos de Marcha, diciembre de 1995, Montevideo. Curiosamente este texto es una conferencia dada por el pensador oriental en Buenos Aires, a miembros del partido Justicialista con motivo del cincuentenario del 17 de Octubre. La curiosidad radica en que ninguna editorial argentina, ni los propios organizadores de la misma, la hayan hecho conocer en su forma impresa.

[4] Ibídem.

[5] Conf. Hobswaun, Eric J., Las Revoluciones Burguesas.

[6] El plumífero Lacerda, en agosto de 1956, lanzó en “Tribuna de Imprensa”  la acusación de que el entonces vicepresidente João Goulart había recibido setenta mil dólares  del gobierno de Perón para financiar la campaña de Getulio en 1950. A ese respecto, el embajador argentino en Río en ese entonces, Felipe Espil, declaró al periodismo que: “Los documentos publicados no son oficiales, no fueron entregados por funcionarios del gobierno argentino y el simple hecho de aparecer papel timbrado de la vicepresidencia de la Nación Argentina, no otorga autenticidad a ningún documento”. Según Lacerda el pago se había hecho por Vicente Carlos Aloé, como parte de una transacción en el monopolio de importación de madera. Conf. recorte periodístico, La Razón, Buenos Aires, 18 de agosto de 1956.

[7] La propuesta política es obvia: Perón solamente ayudará a aquellos que ayuden a Getulio.

[8] La carta de Perón a Vargas aparece reproducida en Hirst, Mónica, op. cit., pág. 33.

[9] Cooke, Juan, Nota al Ministerio de Relaciones Exteriores, 2 de setiembre de 1953.

[10] Es esta afirmación de Perón un interesante punto de partida para analizar su concepción del poder y de la relación de fuerzas. Coincide con uno de sus famosos aforismos: “Puente de plata al enemigo que huye”.Pero primero hay que hacerlo huir.

[11] Methol Ferré, Alberto,  op. cit.