7 agosto, 2018 11:03

Aborto: Guastavino, contra las presiones de la Iglesia

7th agosto, 2018, 11:04 AMA horas de que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) sea discutido en la Cámara de Senadores de la Nación, Pedro Guastavino (PJ), uno de los tres legisladores entrerrianos que participará del debate -también están Sigrid Kunath (PJ) y Alfredo De Angeli (Cambiemos)-, ratificó que votará a favor y […]

A horas de que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) sea discutido en la Cámara de Senadores de la Nación, Pedro Guastavino (PJ), uno de los tres legisladores entrerrianos que participará del debate -también están Sigrid Kunath (PJ) y Alfredo De Angeli (Cambiemos)-, ratificó que votará a favor y consideró que “el Estado debe proteger a las mujeres” que deciden no continuar gestando.

guastavino-624x330

El senador oriundo de Gualeguaychú y presidente de la Comisión de Justicia del Senado, reconoció que, según los últimos conteos, es difícil que el proyecto sea aprobado. En cuanto al texto, contó que en el inicio de la discusión estaba en contra de la iniciativa pero luego cambió su parecer al escuchar a los cientos de expositores de Diputados y los que hubo en el plenario de comisiones de la Cámara Alta.

Más allá de algunas “actitudes belicosas minoritarias”, entendió que el debate fue enriquecedor, ya que llegó hasta la mesa familiar. Por otro lado, consideró una “locura” y “preocupante” que sectores antiaborto vinculados a la Iglesia hayan exigido al gobernador Gustavo Bordet que elimine el Protocolo de Aborto No Punible que rige en la provincia, el cual garantiza el acceso a una interrupción legal del embarazo en dos causales contenidas en el artículo 86 del Código Penal, legislado en 1921: violación y riesgo de salud para la mujer.

“Es una locura. Realmente una locura, cuando ve ese tipo de planteos se preocupa y se sorprende porque es un pensamiento retrogrado que atrasa 100 años. Preocupa que haya pensamientos de esa naturaleza. Es no entender el proceso irreversible que se está generando en Argentina y la humanidad, -ya que- más tarde o temprano todas estas cosas se van a alcanzar. Plantear ese tipo de cosas es no entender lo que pasa en la sociedad”, reflexionó en diálogo con el programa Puro Cuento, por la Radio Pública de Paraná 88.1.

En cuanto a las presiones de la curia, sostuvo: “Utilizaron los púlpitos de las Iglesias en los Tedeum por los 9 de Julio para desde allí hablar de este tema y meter presión”.

“La penalización es un absurdo”

Al ser consultado cómo definió su voto a favor del proyecto, el senador comentó: “Cuando se inició el debate dije, ante una consulta periodística, que ‘estoy en contra del aborto’, pero que tengo la cabeza muy abierta a escuchar, a informarme y tomar todos los elementos que pueda para terminar definido mi postura”.

En ese sentido, refirió que “a lo largo de mi vida he estado siempre en contra del aborto. En realidad, para decirlo adecuadamente, nunca encontré argumentos de peso que justificaran que una mujer proceda a realizarse un aborto. Siempre me pareció que cuando se produce un aborto es muy doloroso, en primer lugar porque hay una vida en gestación que se trunca y seguramente la mujer que decide abortar lo hace desde una posición de mucho dolor. Al margen de esto las mujeres deciden abortar, por distintas razones que uno puede estar de acuerdo o no”.

Luego reflexionó por qué es necesario la despenalización y legalización del aborto: “Claramente lo que indica la realidad es que hay mujeres que abortan clandestinamente, y hay mujeres que mueren por el aborto de forma clandestina”, dijo.

“Me parece que la penalización es un absurdo. Me parece que el Estado debe proteger a las mujeres que deciden interrumpir voluntariamente su embarazo y que se terminen esas muertes por aborto clandestino. Ese es el tema central del debate”, subrayó luego.

Preguntado sobre cómo analiza el rol que tuvo la Iglesia en el debate, impulsando las marchas “pro vida”, sostuvo: “La postura de la Iglesia posteriormente a la media sanción en Diputados, fue muchísimo más dura, hasta utilizaron los púlpitos de las Iglesias en los Tedeum por los 9 de Julio para desde allí hablar de este tema y metieron presión”.

Enseguida, reconoció que esas presiones surtieron efecto en algunos legisladores del norte, mientras que otros cambiaron de opinión por mero oportunismo político. “Los senadores que son de las provincias del norte, que generalmente tienen un raigambre católico muy potente han recibido presiones muy fuerte de parte de la iglesia y ha motivado que muchos senadores hayan cedido a esa presiones; y otros han hecho cálculos electorales si votan a favor”, afirmó Guastavino.

En cuanto a la posibilidad de que en un futuro se discuta en el Congreso la separación de la Iglesia del Estado, el senador se mostró dubitativo: “No sé si en el futuro se podrá”, dijo aunque al mismo tiempo manifestó que “en algún momento deberá darse”.

“Uno espera que se siga avanzando en este tipo de cuestiones. Así como en algún momento el presidente (Raúl) Alfonsín habilitó el debate del divorcio vincular, así como tratamos en nuestro gobierno el matrimonio igualitario y de identidad de género, que realmente fueron medidas muy trascendente en el país. Este proyecto de interrupción voluntaria del embarazo realmente sería muy bueno que también se apruebe”, manifestó.

Por último, se esperanzó que en la Cámara aparezca un grupo “pampeano” que invierta la votación a favor del proyecto, como sucedió en la Cámara de Diputados en junio pasado.

Fuente: Entre Ríos Ahora.