11 diciembre, 2018 20:18

Aborto: la historia clínica desmiente al obispo de Concordia

El abogado Pedro de la Madrid, representante legal de la menor de 13 años a la que se le practicó un aborto no punible en el Hospital Delicia Masvernat, de Concordia, intimó por carta documento al obispo Luis Armando Collazuol a que ratifique sus dichos en torno a lo que ocurrió con esa práctica médica.

Le hace notar el letrado que el representante de la Iglesia mintió, y que de persistir en esa actitud, lo denunciará siguiendo los caminos del Código de Derecho Canónico ante las autoridades eclesiásticas, pero que además iniciará una demanda en la Justicia.

El viernes 7, el Obispado de Concordia distribuyó un comunicado en el sostuvo que “el bebé nació con vida y estuvo debatiéndose durante varias horas por seguir viviendo hasta que finalmente su corazoncito dejó de latir”.

“Ningún derecho individual puede justificar la eliminación de la vida humana del que no se puede defender. Cuando una mujer está embarazada, no hablamos de una vida sino de dos, la de la madre y la de su hijo o hija en gestación. Ambas deben ser preservadas y respetadas. El derecho a la vida es el derecho humano fundamental”, planteó la Iglesia.

La historia clínica elaborada en el Hospital Masvernat desmiente de forma categórica esas aseveraciones eclesiásticas. Poco después de las 14 del 10 de noviembre pasado, la menor GA expulsó el feto en el inodoro del hospital. Alertados por familiares, se hacen presentes médicas de la Guardia, quienes la asisten. Ese mismo día, “se entrega óbito” a personal de la Policía, a los pocos minutos de la expulsión, en frasco con formol.

El abogado hizo notar al obispo de Concordia que el pronunciamiento oficial de la Iglesia avaló “circunstancias claramente falsas, mendaces y cargadas de una morbosidad pocas veces vista en nuestra civilidad”.

De la Madrid le hace notar al obispo Collazuol a través de una carta documento que “las manifestaciones públicas realizadas por usted, en su condición de Obispo de Concordia, sustentadas en hechos claramente falsos, determinan una notable triste y pesadumbre. Ello, dado que se alejan de las enseñanzas de Jesús y conspiran, irremediablemente, con la vocación y confianza en la práctica religiosa”.

Y que las “manifestaciones realizadas por usted, sustentadas en la morbosidad falsa de señalar que un recién nacido permaneció diez horas vivo sin atención médica -cuando la historia clínica se constata que nació sin vida y que fue secuestrado (como óbito) inmediatamente (es decir en minutos de ocurrido el suceso) por la Fiscalía en un frasco con formol-, se olvidó de cuidar al prójimo más necesitado en el evento: una pequeña niña de trece años, violada y que luego de conocidas las repercusiones públicas, intentó en dos oportunidades quitarse la vida”.

En ese marco, el abogado De la Madrid le anunció al obispo Collazuol que “se comunicará para instar el sumario canónico ante las autoridades que fueren pertinentes por la responsabilidad de sustentar noticias de tan salvaje falsedad”.

Y lo intimó “a formular las públicas aclaraciones dando cuenta del error de las manifestaciones como asimismo lo invito como practicante católico a dar las disculpas personales a la menor y a los padres de la misma”. Y que “de proseguir con vuestra inicial postura, se promoverán las acciones judiciales y canónicas que por derecho correspondan”.

Fuente: Entre Ríos Ahora.