11 enero, 2019 10:17

OFICIAL: La industria nacional está en picada

La caída de noviembre de 2018 fue de 5,2% respecto al mismo mes de 2017. Entre los sectores más golpeados aparecen la industria textil, que produjo menos hilados, y la automotriz.

La industria está en picada y los números del INDEC confirman que en noviembre el uso de la capacidad se ubicó en 63,3%. Si se lo compara con el mismo mes de 2017 se observa una caída del 5,2% con principales bajas en el sector textil y automotriz.

“En noviembre de 2018, el bloque de productos textiles presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada de 43,9%, inferior al registrado en el mismo mes de 2017 (60,9%). Esta retracción se origina en la menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos, tanto tejidos planos como de punto”, indica el informe. En noviembre se produjeron los cierres de algunas fábricas emblemáticas como Paquetá en Chivilcoy, que despidió a 500 trabajadores, y Gaelle en Avellaneda.

El INDEC explica que “la industria automotriz registra, en noviembre de 2018, un nivel de utilización de la capacidad instalada de 44,4%, inferior al de noviembre de 2017 (55,0%). La caída en la cantidad de unidades producidas de vehículos automotores, en noviembre de 2018 respecto del mismo mes del año anterior, se vincula con la disminución del nivel de demanda interna”.

Tanto la industria textil como la automotriz son sectores de trabajo intensivo, es decir que emplean gran cantidad de personal. En esa línea se encuentra la industria metalmecánica exceptuada de automotores que “registra en noviembre de 2018 un nivel de utilización de la capacidad instalada de 44,5%, inferior al de noviembre de 2017 (61,2%). La menor utilización de las plantas se origina principalmente en las caídas de los niveles de producción de maquinarias agropecuarias y bienes de consumo durable, en particular, la línea blanca”.

El malestar por el bajo uso de la capacidad de la industria que ayer empresarios pymes acompañaron la protesta de la CTA y Camioneros, que convocaron una marcha de antorchas para repudiar el tarifazo.

A tres años de la asunción de Mauricio Macri en la presidencia de la Argentina, la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) realizó un análisis de la delicada situación económica y social que atraviesa actualmente el país y desarrolla las perspectivas de 2019 para la industria nacional.

Como consecuencia de los números rojos de Macri, la situación de la industria nacional termina el 2018 con la destrucción de 62 mil puestos de trabajo industriales entre diciembre 2015 y diciembre 2017. En ese sentido, la CGERA destacó el aumento en la velocidad de la destrucción de empleo industrial durante el año pasado, que supera los 39 mil puestos de trabajo y hace que, en la comparación con el mes de septiembre de 2015 el mismo período en 2018, se visualice una destrucción del trabajo fabril que alcanza a los 107.300 puestos laborales.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), emitió un duro comunicado por la situación crítica de las compañias frente a un ‘’aumento preocupante en los costos financieros’’ a costa del beneficio de los bancos, contra los cuales apuntó. En el anuncio, revelaron que en los últimos tres años años ‘’los bancos ganaron más de $300.000 millones, mientras que cerraron miles de pymes, las cuales sostienen el 70% del empleo en el país”.

En ese sentido, la institución reclama una ‘’transferencia del sistema financiero al productivo a través de tasas diferenciales para las pymes y la quita de comisiones por depósitos en efectivo”. Con respecto a las ganancias nominales acumuladas, sostienen que “en 2016 por el conjunto de las entidades bancarias, totalizaron $ 74.560 millones, un incremento del 24,4% con respecto a los $ 60.010 millones de 2015.