18 marzo, 2019 10:06

El municipio se pone firme contra la propaganda proselitista

El intendente Enrique Cresto amplía el radio de prohibición de la colocación de cartelería política a la zona de Avenida Costanera, ratificando el Decreto firmado en 2017 y la Ordenanza 35004 del año 2012, que regula la colocación de carteles en la vía pública; y que – en su segundo artículo – establece la restricción para colocar carteles de candidatos o partidos políticos en ochavas y muros públicos o privados.

El Decreto, firmado ad referéndum del Honorable Concejo Deliberante, será girado para su tratamiento en la primera sesión ordinaria de ese Cuerpo y fundamentalmente considera la importancia de preservar los espacios públicos y paseos de mayor atractivo turístico, de la contaminación visual que produce la cartelería con fines electorales.

En este sentido, cabe señalar ante el inicio de la campaña política, que se encuentra prohibido por las normativas vigentes utilizar muros para «pintadas» y colocar afiches proselitistas en el microcentro, en la Costanera, en el Parque San Carlos, en los accesos a la ciudad, y en las principales avenidas de Concordia, así como el acceso a espacios públicos de vehículos de propaganda política con utilización de sistema Leds o sonora. Asimismo se prohíbe cualquier tipo de propaganda fija o móvil como la instalación de gacebos en espacios públicos para propaganda proselitista que impida o afecte la visibilidad de los componentes del patrimonio arquitectónico de la ciudad, como monumentos, estatuas, edificios de valor histórico/cultural y de los componentes del patrimonio natural con sus visuales de relevancia que conforman el paisaje urbano, todo de acuerdo al art. 22, inc. e) de la Ordenanza Nº 35004.

La semana pasada, el Intendente lanzó el Programa Concordia Pinta Lindo para impulsar que los estudiantes secundarios de la ciudad utilicen los muros privados para expresiones artísticas a fin de evitar la contaminación visual que producen las pintadas y pegatinas indiscriminadas de los partidos políticos, así como la utilización de pasacalles y otros métodos de propaganda que producen una molestia en los vecinos que se ven así avasallados por la interrupción de los espacios públicos.