14 agosto, 2019 12:13

La Prefectura continúa custodiando «Corralón Valentino»

Temen que sigan operando y que se lleven toda la mercadería. Al parecer, el corralón siguió operando pese a todas las restricciones de la causa por lavado de activos.

Desde el jueves por la mañana están los efectivos de la Prefectura están apostados en el lugar. La orden es continuar custodiando las instalaciones del “Corralón Valentino”.

Se dio a conocer los allanamientos en relación a la resonante causa del mes de marzo donde se secuestraron autos de alta gama. En esta oportunidad la Prefectura clausuró el corralón de materiales de Isthilart y calle Vélez Sarsfield, en relación a la causa “Bahr, Guillermo León”. Al parecer el corralón siguió operando pese a todas las restricciones de la causa hasta incluso bajo la misma modalidad, ejerciendo actividades, las mismas por las que están juzgados los responsables de la empresa.

Además, informaron que secuestraron documentación, facturas soportes magnéticos y otros elementos de interés en la causa. En síntesis como si fuese una burla pese a estar juzgados la organización siguió operando.

El mandato del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, a cargo del Dr. Pablo Andrés SEró, Secretaria Criminal y Correccional N° 1 interinamente a cargo del Dr. Lucas Edgardo Claret, fue claro para los prefecturianos: custodiar las instalaciones, evitar e impedir el ingreso o egreso de personas además del retiro de las mercaderías (materiales de construcción, cemento, hierros, cal y pallets de ladrillo cerámico valuados en varios millones de pesos).

Las diligencias guardan relación con los once allanamientos que se realizaron el 13 de marzo del corriente por la causa de lavado de activos en la que dieron como resultado: cuatro personas detenidas las que se encuentran alojadas en la Unidad Penal N° 3 de esta ciudad, donde se secuestro importante suma de dinero en efectivos, cheques, armas de distintos calibres como así también once vehículos de alta gama.

Ahora, como continuaban operando en la venta de materiales de construcción, se procedió a la clausura del local; la identificación del supuesto titular, quien quedó sujeto a la causa; el secuestro de dinero en efectivo (moneda nacional y estadounidense), cheques, vehículos y documentación varia, de interés para la causa.