Pag-Index

3rd noviembre, 2019, 12:24 AM

Policía Federal rescató una menor, víctima de trata, en un control en ruta 14
El delito se detectó en un control en la ruta. Luego de cinco allanamientos se detuvo a cuatro personas, en Concordia y Corrientes. Hay cuatro detenidos.

Un control vehicular en la ruta posibilitó desbaratar una banda que sometía a trata a una adolescente de 15 años. La menor, proveniente de Corrientes, estaba siendo trasladada en un remís.

El hecho ocurrió en la madrugada del viernes cuando personal del Servicio Externo de la Delegación Chajarí de la Policía Federal, en función de prevención y represión de ilícitos, mientras se encontraba efectuando controles en rutas nacionales e internas, detuvo un remís en ruta 2 y nacional 14, en el arco de acceso a Chajarí, en el cual se trasladaban dos hombres mayores de edad y una menor de 15 años.

El personal procedió a identificar y entrevistar a la menor, de acuerdo al Protocolo de actuaciones para víctimas de trata de personas, momento en el que se comprobó la sospecha en relación a la sustracción de la menor de su seno familiar mediante captación, y el traslado desde Corrientes a Concordia donde fue acogida en la vivienda de un hombre, en inmediaciones de Estación Yuquerí. Allí la joven fue sometida a lo que en la jerga policial se menciona como “ablande de la víctima” tras lo cual se efectuó el traslado con destino incierto, que fue interrumpido por el control policial

Los dos hombres quedaron detenidos e incomunicados. Una vez efectuadas las tareas de campo, se ordenaron una serie de allanamiento, dispuestos por el juez federal de Concepción del Uruguay. Se procedió a registrar cinco domicilios, cuatro de éstos en Concordia y uno en la localidad correntina de Concepción.

Producto de los allanamientos se produjo la detención de cuatro hombres mayores de edad y una mujer, también mayor, quienes quedaron afectados a la causa de Trata. Se logró, además, el secuestro de dinero en efectivo, celulares y demás elementos probatorios.

Prestó colaboración Personal de la Delegación Corrientes y Sección Judicial y Custodias Concordia.

16th septiembre, 2015, 8:02 AM

Los detalles que se conocieron ayer de la matanza de toda una familia en su mansión de Minnesota son escalofriantes. El padre, Brian Short, fue recorriendo las habitaciones de la casa y le disparó en la cabeza a cada uno de sus tres hijos. Su mujer intentó llamar al 911, pero no pudo: también la mató a ella y luego se suicidó.

La gran pregunta de los investigadores del caso es qué llevó a Brian Short, un enfermero que hizo una fortuna con un sitio sobre consejos médicos, a cometer semejante masacre. Ahora, un amigo del enfermero devenido empresario fue el primero en hablar sobre él y dio algunas pistas de qué le sucedió al hombre.

Entrevistado en exclusiva por el Daily Mail, Bob Weigel, uno de los mejores amigos de Short, reveló que hace años el enfermero le dijo que su familia «tenía una historia de enfermedad mental. No profundizó más, pero claramente era algo que estaba en su cabeza porque si no, no me lo habría dicho».

Weigel aseguró que su amigo dijo esa frase «de la nada, al pasar, pero luego no quiso seguir hablando sobre eso así que no sé de qué estaba hablando. Pero parecía realmente preocupado. Le pregunté, pero no quiso hablarme más de eso. Me quedé un poco preocupado, pero después pasó el tiempo y no vi nada fuera de lo común, así que pensé que lo estaba manejando. Ahora que pienso hacia atrás me siento devastado porque él debe haber estado en problemas tanto tiempo y no me dijo qué pasaba. Habría estado allí para ayudarlo, sin importar lo que fuera porque lo quería mucho a él y a su familia».

El hombre admitió que hace unos dos meses, Short empezó a estar distante, algo que nunca había hecho. «Lo llamé algunas veces, para ver cómo estaba, pero nunca me devolvió las llamadas. Esto fue un alerta para mí, pero no sabía por qué ni que fuera tan serio», dijo.

Y puesto a analizar cuál era el problema tan serio que el enfermero no pudo manejar, Weigel sólo cree que puede ser una demanda federal que una empresa de Nueva Jersey había hecho contra su sitio Allnurses.com. «Se estaba sintiendo culpable porque si su compañía tenía problemas sus empleados iban a sufrir y eso habría sido devastador para él», analizó el amigo.

Enfermero de profesión, fue este sitio de consejos de enfermería el que le permitió amasar a Short una fortuna. Los ingresos anuales que percibía eran de un millón de dólares, según informaron medios estadounidenses. En 2011, la familia compró la espectacular mansión de 520 metros –valuada en dos millones de dólares– con vista panorámica a la bahía St. Albans, donde todos encontraron la muerte.

El amigo de Short aseguró también que nadie sabía que el empresario tenía un arma: «No era un entusiasta de las armas ni las coleccionaba. Estuve hablando con algunos de nuestros amigos en común después de lo que sucedió y ninguno sabía que tuviera armas en la casa». E insistió en pintar a Short como «un buen tipo». «Amaba a su familia y a sus amigos, era generoso con todos nosotros. Era generoso con su dinero pero también cuidadoso, así que no pienso que lo haya despilfarrado o se haya metido en deudas. Si 10 amigos íbamos a cenar, él pagaba para todos», contó el hombre, que agregó que él, Short, sus familias y otros amigos iban todos los años a andar en moto de nieve cerca de su cabaña en Dakota del Norte: «La pasabamos increíble. Esos viajes ya no serán iguales sin Brian y su familia».

Por último, Weigel concluyó que todo lo que sucedió con su amigo «es una horrible tragedia, pero Brian era realmente una persona maravillosa que debía estar luchando contra algo. Desearía que él hubiera sabido que no tenía que atravesarlo solo».

3rd octubre, 2014, 1:25 PM

5:26 Hs | El asesino no se habría animado a matarla como hizo con la mamá y por eso la tiró a la alcantarilla, con la intención de que muriera por los golpes de la caída y el frío, pero la nena logró sobrevivir. Los detalles del conmovedor caso.

La mujer barría la vereda. Eran las 8 del domingo y faltaba poco para abrir la panadería. De pronto, la joven quedó paralizada y gritó: las dos piernas se veían claramente a través del desagüe de la calle. Otra empleada se acercó y no pudo creer lo que escuchaba: el llanto de una niña provenía de la misma alcantarilla. Bastó que otro vecino se asomara para descubrir la terrible escena. La criatura lloraba desconsolada al lado del cadáver de su madre. 

A los minutos, la zona quedaría repleta de policías, peritos, funcionarios judiciales, periodistas, curiosos.

Tres días y medio después de haber desaparecido, así fueron encontradas ayer Paola Acosta (36) y su hija Martina, de 1 año y 9 meses. La mujer yacía vestida y asesinada de varias puñaladas (dos en el cuello, que serían las mortales) en el fondo de un desagüe en avenida Zípoli e Igualdad, barrio Alto Alberdi, de la ciudad de Córdoba.

La pequeña, en tanto, presentaba cortes en su cuerpo, tenía el fémur derecho fracturado y temblaba, además de estar deshidratada. Ya en el Hospital de Niños, donde fue internada, se constató que las heridas cortantes no eran puñaladas, según informó la fiscal Eve Flores.
Los médicos fueron cautos: la criatura está delicada, en grave estado. “Tiene politraumatismos y heridas cortantes en varias partes del cuerpo. Además, hay alto riesgo de infección por haber tenido contacto con aguas servidas tantas horas”, dijo el director del hospital, Néstor Perotti.

Las primeras versiones indicaban que había permanecido en la alcantarilla de la calle, junto al cadáver de su mamá, durante unas 80 horas, pero los investigadores consideran que estuvo en otro lugar y luego ambas fueron arrojadas donde finalmente las encontraron. Apoyan esta hipótesis en un dato concreto: “Nadie la vio ni la escuchó llorar antes”.
La expareja de la mujer y padre de la bebé, Gonzalo Lizarralde (33 años, repartidor de pan y en pareja con otra mujer), ya estaba detenido desde el sábado por orden de la fiscal, luego de que se descubrieran manchas de sangre en su vehículo, una Peugeot Expert.