Pag-Index

17th noviembre, 2020, 11:28 AM

La vacunación pediátrica en la franja etaria comprendida entre los 5 y 6 años de edad, es decir aquellos niños y niñas que deben ingresar a las escuelas, bajó entre un 10 y un 15 por ciento con respecto a 2019. Así lo admitió Lautaro Torriani, titular de la Dirección de Atención Primaria de la Salud de Entre Ríos.

Torriani manifestó que “como consecuencia de la pandemia y las restricciones a la movilidad que comenzaron a instrumentarse desde marzo pasado y con las suspensión de las clases presenciales, la vacunación regular del Calendario fundamentalmente en el grupo etario que comprende a menores que ingresan a la escuela y en los 11 años se atrasaron respecto al año 2019. En este sentido, en la provincia de Entre Ríos bajó entre un 10 a un 15 por ciento en el caso del ingreso escolar entre los 5 y 6 años de edad”.

Torriani está al frente de la Dirección de Atención Primaria de la Salud de Entre Ríos.

Torriani está al frente de la Dirección de Atención Primaria de la Salud de Entre Ríos.

Aclaró, no obstante que “los vacunatorios de toda la provincia nunca estuvieron cerrados en estos meses y hubo vacunas pero evidentemente, los padres se abstuvieron de vacunar a los chicos por el miedo que generaba salir y exponer a los menores a cualquier circunstancia”.

El funcionario dijo que “debemos ponernos al día y recuperar esta situación en función de 2021 teniendo en cuenta que se prevé un retorno a clases y con los chicos en diferentes actividades, no solo las escolares sino con los diferentes actividades que ellos desarrollan como es el deporte, por ejemplo”.

10th septiembre, 2020, 9:00 AM

Las mujeres son más propensas a transmitir genes de inteligencia a sus hijos porque son portados en el cromosoma X. La razón es que las mujeres tienen dos de estos, mientras que los hombres solo tienen uno. Pero además de esto, los científicos ahora creen que los genes para funciones cognitivas avanzadas que se heredan del padre pueden desactivarse automáticamente.

Se supone que una categoría de genes conocida como «genes condicionados» sólo funciona si proviene de la madre en algunos casos y del padre en otros. Y se cree que la inteligencia se encuentra entre los genes condicionados que deben provenir de la madre.

Los estudios de laboratorio con ratones modificados genéticamente revelaron que aquellos con una dosis adicional de genes maternos tenían cuerpos más pequeños, pero habían desarrollado cabezas y cerebros más grandes, pero tenían cuerpos pequeños. Aquellos con una dosis extra de genes paternos tenían cerebros pequeños y cuerpos más grandes.

Los investigadores identificaron células que contenían solo genes maternos o paternos en seis partes diferentes del cerebro de los ratones que controlaban diferentes funciones cognitivas, desde los hábitos alimenticios hasta la memoria.

Las células con genes paternos se acumulan en partes del sistema límbico, que está involucrado en funciones como el sexo, la alimentación y la agresión. Pero los investigadores no encontraron ninguna célula paterna en la corteza cerebral, que es donde tienen lugar las funciones cognitivas más avanzadas, como el razonamiento, el pensamiento, el lenguaje y la planificación.

Atento a las diferencias entre las personas y los ratones, investigadores de Glasgow adoptaron un enfoque más humano para explorar la inteligencia. Encontraron que las teorías extrapoladas de estudios con ratones se corroboran en la realidad al entrevistas a 12.686 jóvenes de entre 14 y 22 años que realizaron cada año desde 1994. A pesar de tener en cuenta varios factores, desde la educación de los participantes hasta su origen y estatus socioeconómico, el equipo ratificó que el mejor predictor de inteligencia era el coeficiente intelectual de la madre.

Sin embargo, la investigación también dejó en claro que la genética no es el único determinante de la inteligencia: se estima que solo del 40 al 60 por ciento de la inteligencia es hereditaria, lo que deja una parte similar dependiente del medio ambiente.

Pero también se ha descubierto que las madres desempeñan un papel extremadamente importante en esta parte no genética de la inteligencia, y algunos estudios sugieren que un vínculo seguro entre madre e hijo está íntimamente ligado a la inteligencia.

Investigadores de la Universidad de Washington descubrieron que un vínculo emocional seguro entre madre e hijo es crucial para el crecimiento de algunas partes del cerebro. Después de analizar la forma en que un grupo de madres se relacionó con sus hijos durante siete años, los investigadores encontraron que los niños que fueron apoyados emocionalmente y cuyas necesidades intelectuales fueron satisfechas tenían un hipocampo 10 por ciento más grande a los 13 años en promedio que los niños cuyas madres estaban emocionalmente distantes. El hipocampo es un área del cerebro asociada con la memoria, el aprendizaje y la respuesta al estrés.

Se cree que un vínculo fuerte con la madre le da al niño una sensación de seguridad que le permite explorar el mundo y la confianza para resolver problemas. Además, las madres dedicadas y atentas tienden a ayudar a los niños a resolver problemas, ayudándolos aún más a alcanzar su potencial.

Por supuesto, no hay ninguna razón por la que los padres no puedan desempeñar un papel de crianza tan importante como las madres. Y los investigadores señalan que toda una serie de otros rasgos determinados por genes, como la intuición y las emociones, que pueden heredarse del padre, también son clave para desbloquear la inteligencia potencial, por lo que los padres, no se desesperen.

9th septiembre, 2015, 7:33 AM

El jefe de los Bomberos Voluntarios de Urdinarrain brindó detalles del trágico hecho. “El padre intentó rescatar a los chicos, pero las llamas no se lo permitieron”, relató.

El padre de los menores de 2 y 4 años se había bajado del automóvil para ir a una granja. Una vez en el lugar se dio vuelta y vio el rodado envuelto en llamas. Aún no se estableció la causa del incendio.

Minutos antes de la 14.30 de este martes 8, dos niños de 2 y 4 años murieron tras el incendio de un Peugeot 504 que había quedado estacionado frente a la granja Ave Grand ubicada en camino vecinal a 5 km al oeste de Urdinarrain.

Según se informó, el padre de las criaturas se bajó del coche para ingresar caminado a la mencionada granja. Ya dentro de la misma se dio vuelta y observó el triste cuadro del auto envuelto en llamas. A pesar de los esfuerzos del mismo y otros empleados del lugar, nada pudieron hacer para salvar la vida de los pequeños que murieron carbonizados en la parte trasera del Peugeot.